Alone in the Dead of Night (2018)
Alone in the Dead of Night (Crítica de cine)
mayo 3, 2017
Ryde (2017)
Ryde (Crítica de cine)
septiembre 15, 2017
A 47 metros (2017)

Imagen por cortesía de © Lionsgate Home Entertainment

#CriticadeMiedo

A 47 metros

Efectista película de terror de supervivencia de bajo presupuesto que combina algunos clichés del terror como los ataques de tiburones, la claustrofobia y turistas indefensos en peligro, sobre dos hermanas atrapadas dentro de una jaula de tiburones. Y que aunque no explota al máximo todo su potencial argumental, tiene el suspense adecuado y suficientes escenas de tiburones para entretener al público y sorprenderle con un par de sobresaltos bien ganados.

Título original: 47 Meters Down (UK, 2017) Color, 89 mins.
Director: Johannes Roberts
Reparto: Mandy Moore, Claire Holt, Chris J. Johnson, Yani Gellman

★★✰✰ 47 Meters Down (2017) on IMDb


Casi más cercano al género survival de A 3 metros y medio (2017) que al cine de tiburones, este es el enésimo film de serie-B en el que dos hermanas que pasan sus vacaciones en Mexico, se quedan atrapadas en una jaula anti-tiburones en las profundidades de una costa infestada de hambrientos tiburones blancos y con menos de una hora de oxígeno en las bombonas. De hecho, es la segunda película sobre tiburones asesinos y horror de supervivencia, junto a Open Water: Inmersión Extrema (2017) , que se ha estrenado en el verano de 2017.

Escrita y dirigida por el británico Johannes Roberts, un realizador conocido dentro del género por algunas producciones de bajo presupuesto, entre las que destaca El otro lado de la puerta (2016) . A 47 metros propone una curiosa vuelta de tuerca al subgénero, introduciendo la claustrofobia de la tumba subacuática a la amenaza ya conocida de los infames depredadores, aumentando con ello la tensión y la desesperación de las protagonistas. Todo un logro, si tenemos en cuenta el escaso presupuesto y las limitaciones técnicas, que lejos de jugar en contra de la producción, Roberts consigue introducir en la misma impregnando de un tono entre documental y vídeo vacacional que funciona a la perfección a la hora de crear el realismo necesario. Especialmente sobresale el ambiente escalofriante y angustioso, donde predominan esa profunda oscuridad y la escasa visibilidad que envuelve a las protagonistas y la visión subjetiva del espectador.

Protagonizada de manera correcta por dos actrices relativamente desconocidas en el celuloide, como la cantante Mandy Moore y Claire Holt, acompañadas por un sorprendente Matthew Modine, A 47 metros reúne todos los tópicos necesarios para moverse por los escenarios comunes del subgénero y, al mismo tiempo, ser capaz de producir varios giros interesantes que la alejan del convencionalismo. Aunque finalmente, Johannes Roberts recurra a los típicos sobresaltos o jumpscares para recordarnos que ésta, después de todo, sigue siendo una película que quiere aprovecharse del tirón comercial que tienen los tiburones y de su enorme capacidad para generar un tremendo horror en los espectadores.

Si tan solo se preocupase también por cerrar un guión que avanza a trompicones y que tiene demasiada tendencia a la sobre explicación (algo comprensible si tenemos en cuenta que en la mayoría de las ocasiones las actrices aparecen ocultas tras sendas máscaras de buceo y tienen que interpretar con sus voces) y que presenta unos personajes femeninos bastante estereotipados y superficiales, que oscilan entre la hermana histérica y la empoderada; sin duda, estaríamos antes una mejor película, no solo una que entretiene lo justo y punto.

A 47 metros es una película irregular, cuyo mayor acierto es no pretender ir más allá del puro entretenimiento, que consigue tapar sus imperfecciones con los giros de guión justos para salir del tedio y ganar un poco más de suspense. Y que, a pesar, de la escasez de medios y de los trucos más manidos, divierte y produce algunos sobresaltos bien ganados.



terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.