Knife+Heart (2018)
“Cuanto más me matas, más te quiero”
junio 10, 2019
Muñeco diabólico (Child's play) (Banda Sonora Original)
Muñeco diabólico (Child’s play) (Banda Sonora Original)
junio 14, 2019
Knife+Heart (2018)

Imagen por cortesía de © Memento Films

#CriticadeMiedo

Knife+Heart

Sórdido giallo ambientado en el inframundo gay parisino de finales de los setenta, presentado a competición en el Festival Internacional de Cine de Cannes de 2018, que se limita a transcurrir por una difusa atmósfera de ensueño donde realidad y la ficción se entremezclan en un slasher descafeinado, sin que logre crear ningún tipo de suspense.

Título original: Un couteau dans le Coeur (FRA/MEX/SUI, 2018) Color, 102 mins.
Director: Yann Gonzalez
Reparto: Vanessa Paradis, Nicolas Maury, Kate Moran, Jonathan Genet

★★✰✰ Knife + Heart (2018) on IMDb


El segundo largometraje del director francés Yann Gonzalez es un sórdido giallo ambientado en el inframundo gay parisino de finales de los setenta que narra la historia de una productora de porno gay, desesperada tras una ruptura sentimental, que intenta detener a un psicópata oculto tras una máscara de cuero que está asesinando a sus actores con un consolador con forma de cuchillo.

Knife+Heart tiene un deslumbrante estilo visual bañado en sobresaturados matices azules y rojos, que recuerda mucho a los trabajos de autores fetiche del giallo como Dario Argento o Lucio Fulci. Pero, sobre todo, nos trae reminiscencias de A la caza (1980) de William Friedkin, donde otro asesino de homosexuales utiliza como coto de caza clubes nocturnos de ambiente y cines de circuito especializado. Yann González, obviamente, rinde un sentido homenaje a las viejas películas de terror y suspenso de los 70 y 80, salpicando todo el metraje de numerosas referencias visuales y narrativas. Sin embargo, su verdadera motivación es la exploración de los sentimientos de pena, dolor y deseo que asaltan a la troupe de actores en un mundo donde los genitales que tanto necesitan en su vida profesional y personal han sido reemplazados por refulgentes hojas de navaja.

Y, en el centro de este triángulo emocional, se encuentra el personaje interpretado por Vanessa Paradis, una cineasta hiper posesiva que no se preocupa por nadie más que por ella misma, rodeada por una densa atmósfera de sexo desenfrenado y frustración, y a quien las muertes de sus propios actores inspiran para crear su película más ambiciosa. También habría que destacar a Nicolas Maury, actor fetiche de Yann que ya estuviera presente en su anterior película, y que confiere una gran fuerza y personalidad a su papel de asistente y extravagante estrella porno.

Desafortunadamente, Knife+Heart flaquea en la incapacidad de Yann González para crear cualquier clase de tensión. Los espectadores son sometidos a un buen montón de imágenes sórdidas y brutales en cada asesinato: una fetichista máscara de cuero, un consolador que se convierte en la hoja de una navaja, una profunda felación a la hoja de un cuchillo… pero ninguno de ellos destaca por la presencia del suspense. Y es que Yann González no parece invertir ningún esfuerzo en insinuar que cualquiera de las víctimas pueda sobrevivir, excepto quizás el personaje interpretado por Paradis, y los espectadores no terminan por sentir en absoluto lo que les pasa. Porque, más que nada, Knife+Heart se limita a transcurrir plácidamente por una difusa atmósfera de ensueño en la que la realidad y la ficción se entremezclan en una suerte de película slasher descafeinada que, al final, no logra crear ningún tipo de emoción.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.