Witnesses (2019)
Witnesses (Crítica de cine)
septiembre 9, 2019
“Con la máscara puesta, puedo hacer cualquier cosa, ser cualquiera. Sin máscara, soy Gaven, un ser humano ordinario”
septiembre 22, 2019
She's Just a Shadow (2019)

Imagen por cortesía de © Breaking Glass Pictures

#CriticadeMiedo

She’s Just a Shadow

Ultraviolento y misógino thriller de gánsteres japoneses, no apto para todos los gustos, salpicado con abundantes dosis de terror y sexo, sobre la rivalidad de dos hampones sobre el amor de una madame, y un asesino en serie obsesionado con los trenes y el kinbaku.

Título original: She’s Just a Shadow (USA, 2019) Color 118 mins.
Director: Adam Sherman
Reparto: Tao Okamoto, Kentez Asaka, Haruka Abe, Ichi Omiya

★★✰✰ She's Just a Shadow (2019) on IMDb


Ultra violento y nihilista thriller salpicado con abundantes elementos de terror y mucho sexo, sobre la rivalidad entre dos gánsteres de la ciudad de Tokyo, enfrentados por el amor de una madame; mientras que las prostitutas que trabajan para la proxeneta son asesinadas por un asesino en serie obsesionado con las vías del tren y el bondage japonés o Kinbaku.

Dirigida por Adam Sherman, quien también la produce y firma el guión, esta imitación del cine de gánsteres nipón y, sobre todo, del estilo extravagante y delirante de Takashi Miike, se percibe por el espectador como un bombardeo tras otro de confusas secuencias cargadas de espumarajos de sangre y otros fluidos, sin demasiado orden ni concierto, salvo la superposición explotadora de imágenes de alto contenido erótico, abuso de drogas y gore, sin ningún tipo de intencionalidad narrativa.

Cabe, sin embargo, mencionar que el estilo visual de Sherman es poderoso. Bañada en brillantes luces de neón y en una estridente paleta de colores, la imaginería que rodea a las prostitutas, disfrazadas como muñecas sexuales sacadas del escaparate de una tienda de moda del barrio de Harakuju, es intencionadamente misógina y ofensiva, pero funciona. Resulta imposible quitar la vista de cada una de las chicas, por mucho que incomode su cosificación sexual.

Sin duda, un filme no recomendable para el público en general, quien puede argumentar y, no sin razón, que existe un considerable número de razones por las cuales deberías no ver esta película, empezando por su evidente misoginia y terminando por su depresivo mensaje final. Sin embargo, si te gustan las películas modernas de gánsteres japoneses y no rehuyes lo bizarro y los mensajes existencialistas ultra depresivos, quizás necesites ver esta película.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.