La herencia (2020)
La herencia (Crítica de cine)
noviembre 6, 2020
La Llorona (2019)
La Llorona (Crítica de cine)
noviembre 11, 2020
Possessor (2020)

Imagen por cortesía de © Neon

#CriticadeMiedo

Possessor Uncut

Excelente exponente del terror biológico o body horror, dirigido por el hijo del mismísimo David Cronenberg, que fue galardonada en el pasado Festival de Cine Internacional de Sitges 2020 como Mejor Película y Mejor Director y que supone un viaje surrealista y demoledor a la progresiva pérdida del yo, con gloriosas pinceladas de gore y un maravilloso trabajo interpretativo de Andrea Riseborough.

Título original: Possessor (USA, 2020) Color, 103 mins.
Director: Brandon Cronenberg
Reparto: Andrea Riseborough, Christopher Abbott, Jennifer Jason Leigh, Sean Bean

★★★★  Possessor (2020) on IMDb


El cine de deterioros físicos y de pérdidas de la esencia ha venido conociéndose tradicionalmente como «body horror» o terror biológico, siendo su máximo representante el canadiense David Cronenberg con films como Videodrome (1983) o ExistenZ (1999) . Ahora, su propio hijo ha venido a disputarle el título con esta película de ciencia ficción terrorífica y nihilista, ambientada en un mundo donde asesinos a sueldo pueden vestir como máscaras los cuerpos de otras personas temporalmente, y acabar cuestionando su propia identidad. Brandon Cronenberg hace suyos ciertos elementos acuñados por su padre, como la tecnología “orgánica” o la desintegración de la identidad que vimos en Videodrome, para ofrecernos un viaje surrealista y demoledor a la progresiva pérdida del yo, con gloriosas pinceladas de gore y un exceso de mensaje existencialista.

La segunda película de Brandon Cronenberg vuelve a retomar los leitmotiv de su ópera prima Antiviral (2012) , atmósferas enfermizas, tecnología futurista y nihilista o la paulatina degradación física y mental que sufre un ciudadano normal atrapado en medio de un conflicto superior entre corporaciones o gobiernos antagónicos. En Possessor Uncut, una misteriosa organización que aspira a obtener el control absoluto, usa una futurista tecnología de implantación cerebral para poseer los cuerpos de sus objetivos y manipularlos para cometer asesinatos de índole política o económica. La marioneta es el trabajador de una gigantesca empresa de minería de datos y el marionetista una agente con problemas de identidad, que está perdiendo el control de su mente. Con un reparto muy sólido donde Andrea Riseborough y Christopher Abbott destacan por méritos propios, excepcionalmente secundados por Jennifer Jason Leigh o Tuppence Middleton, la historia oscila constantemente entre la lucha de las dos personalidades que cohabitan en un mismo cuerpo, poseído y posesora.

Con un cine que se acerca mucho al que hacía su padre, las comparaciones se hacen inevitables, y cuestiones como el servilismo corporativo o la existencia de poderes corruptos capaces de cualquier cosa con tal de alcanzar la hegemonía, traen a la memoria recuerdos de Scanners (1981) , otra película de Cronenberg donde la visión deformada de nuestra sociedad se convertía en el vehículo perfecto para lanzar un mensaje de crítica social. La diferencia con la película de Brandon es que éste no parece cuestionar tanto la perversidad moral de esa tecnología capaz de fagocitar la identidad de una persona, como detallar las consecuencias psicológicas post-traumáticas que conlleva suplantar la identidad de otro. Aquí no hay buenos y malos, no hay blancos y negros, y Brandon lo demuestra en su ambiciosa puesta en escena. Si el blanco fue el color dominante en su minimalista ópera prima, en Possessor Uncut lo que prevalece es una paleta de colores más poderosa tonalmente, donde el rojo de la sangre en las escenas de violencia tiene una posición privilegiada. Cuando el gore se adueña de la pantalla, y alguna que otra tortuosa escena sexual, el espectador se convierte en incómodo voyeur. Además, a medida que avanza la trama se hace más explícito y perturbador. El instante en el que el personaje de Christopher Abbott se pone literalmente la piel de Andrea Riseborough para espiar a su familia resulta muy impactante, entre retorcido y grotesco. Es entonces cuando Brandon abandona el horror tecno-existencialista que se había apoderado de la parte intermedia y se decanta por un espectáculo tan brutal como enigmático.

Possessor Uncut es una “body horror” cerebral, que resultó triunfadora del pasado Festival de Cine Internacional de Sitges 2020 como Mejor Película y Mejor Director, precisamente por esa capacidad de sobras demostrada por Brandon Cronenberg de provocar al espectador, de desorientarle y dejar una sensación agridulce en su interior. Sin duda, una película definitivamente necesaria.


#2020 #EstadosUnidos #TerrorBiologico #TerroryCienciaFiccion #BrandonCronenberg #AndreaRiseborough #ChristopherAbbott #JenniferJasonLeigh #SeanBean #TuppenceMiddleton #Neon




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.