Shadow in the Cloud (2020)
Shadow in the Cloud (Crítica de cine)
enero 1, 2021
Sky Sharks (2020)
Sky Sharks (Tráiler oficial)
enero 10, 2021
Manyeo (2018)

Imagen por cortesía de © Netflix

#CriticadeMiedo

La bruja: Parte 1 – La Subversión

Distribuido comercialmente por Netflix, este exitoso thriller de acción terrorífica, co-escrito y dirigido por el coreano Park Hoon-Jung, es una efectista y sangrienta mezcla de géneros que cuenta una historia similar a las de superhéroes pero aderezada con abundantes dosis de violencia extrema y una excelente interpretación de su joven protagonista Kim Da-mi.

Título original: Manyeo (KOR, 2018), 125 mins.
Director: Park Hoon-Jung
Reparto: Kim Da-Mi, Min-soo Jo, Choi Woo-sik, Go Min-Si

★★★✰ The Witch: Part 1 - The Subversion (2018) on IMDb


La bruja: Parte 1 – La Subversión es un impresionante thriller coreano esbozado como una coctelera de géneros que abarcan desde el melodrama juvenil, el cine de acción de superhéroes y el horror, entremezclados con presteza y agilidad por el escritor y director Park Hoon-Jung, más conocido por ser el guionista de Encontré al Diablo (2010) , el cruel thriller de torturas dirigido por Kim Jee-woon, para narrar la historia de una adolescente, fugada de un oscuro laboratorio, que será acosada por una siniestra agencia gubernamental cuando descubren que sigue con vida, viviendo con unos granjeros, en una anodina zona rural. A partir de este momento, se producirán una serie de enloquecidas persecuciones y violentisimas peleas que nos conducirán hasta la verdad que se oculta detrás de la adolescente.

Con varios giros de guión desarrollados con habilidad, la trama de La bruja: Parte 1 – La Subversión es el mejor gancho para atrapar a los espectadores que presenta esta película y lo que parecía ser a priori una historia más bien predecible de acción descerebrada se convierte es algo mucho más interesante y sobrecogedor. Con referencias que inicialmente recuerdan a films como Hanna (2011) o Kick-Ass: listo para machacar (2010) , Park Hoon-Jung es capaz de cambiar el tono con eficacia y desviar la atmósfera de su película hacia derroteros bien diferentes, más cercanos a Ojos de fuego (1984) de Mark L. Lester o incluso Scanners (1981) de David Cronemberg.

Porque, en un principio, La bruja: Parte 1 – La Subversión es la historia del abrupto despertar a la realidad de su joven protagonista y la extremadamente violenta persecución de la que es objeto por parte de la agencia neo-noir, responsable de la sangrienta matanza de un puñado de niños, nada más comenzar la película. En esta parte es donde vemos a una Kim Da-mi más adolescente, introvertida y preocupada por su familia adoptiva, convencida casi a la fuerza para participar en un concurso de talentos. Entonces, Park Hoon-Jung introduce el primer giro narrativo y Da-Mi da una vuelta de tuerca a su interpretación, modulando su actuación con visibles notas de miedo, resignación y determinación según sea necesario. En este punto, la película es más acción y peleas acrobáticas que otra cosa. Pero, como no podemos olvidarnos de la alusión a la brujería en el título y en las imágenes de los créditos de inicio, Hoon-Jung se saca de la manga el giro más inesperado y Kim Da-Mi su mejor registro interpretativo, endureciéndose y haciéndose más oscura, casi psicopatológica. Decir que la actuación de Kim Da-Mi es demasiado compleja para una actriz tan joven es quedarse corto.

Según los estándares del subgénero de acción terrorífica o action horror, La bruja: Parte 1 – La Subversión cumpliría los requisitos tan solo en esa parte final, pero qué parte final. Park demuestra que tiene buen ojo no solo para la acción acrobática sino también para las imágenes desasosegantes y sobrecogedoras. Esos pasillos resbaladizos por la sangre y el elevado nivel de gore empleado en la atroz manera de despachar a los villanos enlutados, dejarán más que satisfechos a los fans incondicionales del género.

Para concluir, La bruja: Parte 1 – La Subversión se alarga hasta las dos horas de duración. Un metraje que quizás termina siendo algo insuficiente para una narrativa tan abarrotada, donde suceden tantas cosas que, finalmente, termina tropezando consigo misma en su parte final. Aunque, si como indica el título, se trata de la primera parte de una supuesta trilogía, todos sus deslices narrativos aún pueden ser subsanados a posteriori. Con todo, se trata de un thriller sangriento, brutal, una montaña rusa tonal donde Park Hoon-Jung se toma su tiempo para preparar el escenario y que acelera impulsada por el caos desenfrenado de las persecuciones y las peleas que recuerdan a Matrix (1999) , hasta que es frenada en seco una vez que Kim Da-Mi rebela su secreto y todo cae en su sitio por su propio peso. La bruja: Parte 1 – La Subversión cumple lo que promete y subvierte las expectativas de los espectadores ofreciendo un híbrido de acción, intriga y terror memorable.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.