Terror religioso: la sombra de Dios, parte I
mayo 13, 2021
La mujer en la ventana (2021)
La mujer en la ventana (Crítica de cine)
mayo 14, 2021

#ArticulosdeMiedo

Terror religioso: la sombra de Dios, parte I

El terror religioso anterior al Milenio


Imagen por cortesía de © Metro-Goldwyn-Mayer Studios

11. Stigmata (Stigmata – USA/MEX, 1999)

Probablemente, el film más interesante de entre los que coquetearon con las inseguridades sobre la llegada del nuevo milenio. Con un argumento ajustadamente demencial, de un barroquismo y desmesura fanático/omnipresente católica, en el que una adolescente muestra lo que parecen ser estigmas cristianos tras recibir el rosario de un sacerdote muerto brasileño. Dinámica y eficiente como thriller terrorífico, con algunos errores casi groseros pero perdonables por mor de la sustancialidad de una historia que retoma los arquetipos del subgénero de posesiones y del terror religioso para reflexionar sobre el interesante conflicto entre la ciencia y la religión, frente a un fenómeno a todas luces inexplicable. Cabe destacar las esforzadas interpretaciones de Gabriel Byrne y, sobre todo, Patricia Arquette. A la postre, el film no mejora porque el británico Rupert Wainwright no parece realmente tomarse en serio su alegato contra la jerarquía católica, infantilizado con abundantes dosis de tenebrismo sensacionalista, más cercano a la estética de videoclip que al de una película de terror tradicional.



Imagen por cortesía de © Orion Pictures

12. Los creyentes (The Believers – USA, 1987)

Bastante aceptable exponente del subgénero de thriller terrorífico que cuenta la historia de un psiquiatra policial que se ve envuelto en la investigación de unos crímenes ritualistas relacionados con el vudú y la santería, y cuyos alardes visuales resultan innegables, sin caer en la mera sucesión de sustos. Dirigida por el británico John Schlesinger, a partir de la novela La Religión (Corgi, 1984) de Nicholas Condé, los resultados de su trama, simple pero eficaz, quedan un tanto desdibujados por los excesos expositivos y por cierta servidumbre a los mecanismos del cine de investigaciones policiales en el que se enmarca. El decidido intento de añadir cierta mitología sobre la santería y un mensaje subliminal sobre la amenaza de la inserción de exóticas religiones latinoamericanas en la racional sociedad norteamericana no bastaron, sin embargo, para convencer a la crítica del momento, más afín a nuevos fenómenos cinematográficos como la saga de Pesadilla en Elm Street (1985) o Hellraiser (1987) .



Imagen por cortesía de © TriStar Pictures

13. La séptima profecía (The Seventh Sign – USA, 1988)

Timorato y algo tedioso retorno a los arquetipos del terror pseudo-bíblico, protagonizado por una estrella en alza como Demi Moore, que propone una interesante simbiosis de metafísica, el fin del mundo y la destrucción de la vida, y fisicidad, todas esas revelaciones apocalípticas que se manifiestan alrededor del mundo, en forma de thriller religioso con tintes apocalípticos, competente pero sin llegar a generar todo el interés que su argumento parecía prometer. Cabe destacar, sin embargo, la talentosa banda sonora de Jack Nitzsche que sirve de engrudo para unificar una historia algo deslavazada, que avanza a trompicones, y en exceso marcada por las limitaciones de sus estereotipos.



Imagen por cortesía de © United Artists

14. Bendición mortal (Deadly Blessing – USA, 1981)

Ambientado en una comunidad fundamentalista religiosa, film de terror rural con tintes de gótico americano considerado como una obra menor dentro de la filmografía de Wes Craven, uno de los expertos del género que venía de cosechar cierto éxito de público con sus anteriores películas y que no se repitió en esta. De factura algo mediocre, venía a hacer un alegato contra las sectas religiosas que atentaban contra la individualidad y su peligrosidad. Pese a sus insuficiencias y patente ñoñería, varios de sus hallazgos dejarían huella en la historia del cine de horror, como las secuencias oníricas donde una araña se descuelga del techo hacia la boca de una jovencísima Sharon Stone, que luego se convertiría en una de las estrellas más rutilantes del firmamento internacional, o donde una serpiente se introduce en una bañera junto a la protagonista, que el propio Craven reutilizaría llevándola a su máximo exponente perturbador en el clásico Pesadilla en Elm Street (1985) . Cabe destacar la presencia del siempre esforzado Ernest Borgnine.



Imagen por cortesía de © Vestron Pictures

15. Reto al diablo (The Unholy – USA/UK, 1988)

Inevitablemente olvidado thriller terrorífico enmascarado bajo la forma de la típica fabulación de horror religioso, donde un sacerdote es enviado a una pequeña parroquia de Nueva Orleans donde los anteriores sacerdotes fueron asesinados de manera inexplicable y donde será tentado por un poderoso demonio bajo la apariencia de una hermosa mujer. Absurdamente pretenciosa, malogra una excelente oportunidad para crear una nueva diva, en la línea de la irresistiblemente inquietante Barbara Steele, sometiendo la trama a un tratamiento televisivo, cuasi-desmitificador. A pesar de todo, no sale completamente mal parada, gracias a la atmósfera gótica sureña y a las interpretaciones de Ben Cross y Hal Holbrook.



#TerrorReligioso #SectasDiabolicas #Satanismo #PosesionesDemoniacas #Nunsploitation #TerrorSobrenatural



terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.