Terror religioso: la sombra de Dios, parte I
mayo 13, 2021
Ejército de los muertos (2021)
Ejército de los muertos (Crítica de cine)
mayo 21, 2021
La mujer en la ventana (2021)

Imagen por cortesía de © 20th Century Studios | Netflix

#CriticadeMiedo

La mujer en la ventana

Condescendiente y fallido ejercicio de estilo sobre una psicóloga infantil agorafóbica que cree ver un asesinato a través de su ventana, con numerosas referencias visuales al cine de Alfred Hitchcock y al de Brian de Palma, repleta de toques dramáticos y de sustos baratos diseñados para desorientar al espectador, a lo largo de una trama tan familiar como insatisfactoria que tiende a compensar con el exceso sus carencias narrativas. Lo mejor es, sin duda, su excepcional reparto liderado por una Amy Adams subestimada en más de un sentido.

Título original: The Woman in the Window (USA, 2021) Color, 100 mins.
Director: Joe Wright
Reparto: Amy Adams, Gary Oldman, Anthony Mackie, Julianne Moore

★✰✰✰ The Woman in the Window (2021) on IMDb


Uno de esos estrenos Netflix que, en plena pandemia se quedó encerrado en los cajones de la 20th Century Pictures, y sin pasar por las salas comerciales es distribuido directamente por el gigante del vídeo streaming. Dirigida por el británico Joe Wright, La mujer en la ventana es una adaptación de la exitosa novela de A.J. Finn que gira en torno a la historia de una psicóloga infantil que padece agorafobia y se dedica a pasar el tiempo espiando a sus vecinos hasta que cree ver un asesinato a través de su ventana.

Con evidentes aspiraciones hitchcocknianas y referencias visuales al cine de Brian de Palma, e incluso al thriller noventero de Jon Amiel Copycat (1995) , Wright construye un vacío homenaje a la concepción cinematográfica de películas como La ventana indiscreta (1954) o Doble cuerpo (1984) , donde el dominio del espacio y del tiempo y los giros imprevisibles se convierten en la condición necesaria para contar una historia plagada de trampas y, sobre todo, de mucho suspense.

Resulta curioso que Netflix, después de tropezar con la modernización de Rebeca (2020) crítica haya apadrinado otra revisión a los clásicos del maestro del suspense. Y, todavía más, que se inspire en uno de los grandes imitadores del estilo visual de Hitchcock, como si no supiesen que imitar una imitación no te convierte en algo original. En La mujer en la ventana se percibe quizás más la esencia de Brian de Palma que la del maestro: en su descaro, en su excesiva puesta en escena: la truculencia del desenlace es buena muestra de esto, en la dudosa moralidad de sus personajes protagonistas. Echándose de menos la dosis de humor negro que impregnaba La ventana indiscreta y que aliviaba momentáneamente la tensión para volver a tensar la cuerda con creciente intensidad, o esa identificación con el espectador que tanto buscaba Hitchcock.

Desgraciadamente, el ejercicio de estilo de Joe Wright cae demasiado pronto en el efectismo ramplón e insatisfactorio, donde un magistral reparto encabezado por Amy Adams y que cuenta con estrellas de la talla de Gary Oldman, Julianne Moore, Anthony Mackie, Wyatt Russell o Jennifer Jason Leigh es desperdiciado por una trama falta de originalidad y un guión plano que tiende a compensar con el exceso sus carencias narrativas.

A pesar de todo, Joe Wright es un director que sabe conjugar a la perfección el nivel visual de sus películas y La mujer en la ventana no es una excepción. El desasosiego y la angustia de la protagonista son maravillosamente reseñados. La sutil utilización de la paleta de colores para mostrar la oscilación de la historia entre sus alucinaciones y la realidad, entre la borrachera y la sobriedad, el trauma y su respuesta racional frente al crimen del que es testigo, es uno de sus mayores aciertos. Del mismo modo, ese convertir el famoso objeto de deseo hitchcockniano en la víctima: esa mujer independiente y resolutoria a la que aspira ser la protagonista y que luego le es arrebatada de manera violenta. Probablemente los minutos en los que Amy Adams y Julianne Moore comparten pantalla sean los mejores de la película, una conversación natural y chismosa entre dos mujeres que no se conocen pero que a la vez se atraen mutuamente. Sin embargo, todo ello queda relegado rápidamente a un segundo plano, mientras la trama se recrea en otros personajes, como el psicólogo o el exmarido que resultan claramente incompletos, mientras el personaje de Adams es subestimado en más de un sentido y no te cuento ya el de Moore.

La mujer en la ventana, en definitiva, es un condescendiente y fallido thriller de suspense psicológico, repleto de toques dramáticos y sustos baratos diseñados para desorientar al espectador, que lejos de hacerlo resultan un mal plagio de películas mucho mejores y mejor realizadas, y que gracias a la esforzada interpretación de Amy Adams y a la sofisticada fotografía de Bruno Delbonnel no termina siendo un absoluto disparate.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.