Archivo 81 (Serie TV 2022)
Archivo 81 (Serie de televisión)
enero 14, 2022
The Long Night (2022)
The Long Night (Crítica de cine)
febrero 4, 2022

Imagen por cortesía de © Paramount Pictures

#CriticadeMiedo

Scream

El asesino de Woodsboro vuelve a la carga oculto tras la máscara de fantasma en esta revitalización de la saga Scream, dirigida sobre todo a la Gen Z, que trata de recuperar el moribundo filón haciendo hincapié en las mismas matizaciones del original: la confusión entre cine y realidad, la violenta radicalización de la cultura de la celebridad… Resulta decepcionante que viniendo de una prometedora pareja de realizadores, como Bettinelli-Olpin y Gillett, este remake no exceda en ningún momento la condición de paupérrimo homenaje/copia del film original, bajando el listón de la calidad considerablemente.

Título original: Scream (USA, 2022) Color, 114 mins.
Director: Matt Bettinelli-Olpin, Tyler Gillett
Reparto: Melissa Barrera, Mason Gooding, Jenna Ortega, Jack Quaid

★✰✰✰ Scream (2022) on IMDb


El asesino de Woodsboro vuelve a la carga oculto tras la máscara de fantasma en esta nueva entrega de la saga Scream, la primera no dirigida por Wes Craven quien falleció por culpa del cáncer en 2015, dirigida sobre todo a la Gen Z y tratando de recuperar el moribundo filón iniciado en Scream: Vigila quién llama (1996) y que en su momento resucitara el subgénero slasher, tan denostado la década anterior y que convirtiera al asesino psicópata en figura arquetípica del horror. Ahora, la historia se centra en una nueva generación de adolescentes de Woodsboro, muy alejada de la generación de videoclub original pero igualmente enfrentada a los fantasmas de su pasado, cuando el vástago del finado asesino en serie, que aterrorizó la ciudad entonces, regresa para proteger a su propia hija de la amenaza de un nuevo asesino, oculto bajo el popular disfraz de Halloween disponible en supermercados y tan implacable y cruel como los anteriores.

Dirigida por el dúo Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, Scream se trata de una secuela bajo la forma de revitalización que, mediante no pocas matizaciones de interés, sigue haciendo hincapié en las convenciones y premisas establecidas por el film original: la confusión entre cine y realidad, los fantasmas de la conciencia colectiva, la violenta radicalización de la cultura de la celebridad… Cuyo mayor problema consiste en no equilibrar de manera definitiva las numerosas referencias metatextuales con el material original, entregando un producto que se siente consistente con las cuatro primeras películas pero no lo suficientemente distinto como para tener su propia voz. Lejos de la renovación total que han supuesto otras modernizaciones como Candyman (2021) de Nia DaCosta crítica, esta entrega se limita a clonar las motivaciones de los films anteriores, como si no pudiera o quisiera ser algo más.

A pesar de estar rodado de manera rápida, divertida y adecuadamente sangrienta, resulta decepcionante que viniendo de una prometedora pareja de realizadores como son Bettinelli-Olpin y Gillett, su previa Noche de bodas (2019) crítica no carecía totalmente de interés, este remake no exceda en ningún momento la condición de homenaje/copia del film original, aparte de bajar el listón de la calidad considerablemente. Para colmo, la pedantería autocomplaciente con la que explica su particular condición de no ser exactamente un remake o un reboot, incluso llegando a inventarse un horroroso nuevo término para autodefinirse, el «requel», resulta del todo insoportable.

Scream intenta funcionar como un refresco de la saga y, a nivel de entretenimiento casi lo consigue. Sin alcanzar las cotas terroríficas del original de Craven cuenta con una buena sucesión de muertes espeluznantes, elevadas en el tono sanguinolento, pero carentes del ingenio anterior e incapaces de superar la idea de repetición que planea por toda la producción. Para los nostálgicos, además, la intervención de Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette puede resultar algo vagamente conmovedor, pero para el público objetivo no dejan de ser tres viejales con poco que aportar, salvo caras estiradas y una confianza/audacia impropia de quien ha sido sometido al horror en numerosas ocasiones. El resto del reparto, sin suficiente tiempo o espacio para desarrollar plenamente sus personajes o sus motivaciones, no pasan de ser simples candidatos a aumentar el recuento de cadáveres.

Esta nueva Scream es una modernización fallida que pasa más tiempo haciendo guiños al público de los noventa que centrándose en crear premisas propias más actualizadas. Básicamente, se trataría de un conjunto de variaciones autoconscientes sobre los viejos convencionalismos del slasher para tratar de parecer algo novedoso, sin conseguirlo. En definitiva, una aburrida repetición de lo mismo.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.