Igual eres el asesino (2018)
Igual eres el asesino (Crítica de cine)
mayo 21, 2019
El Hijo (2019)
“En ocasiones, cuando a la gente le pasan cosas malas, es por una buena razón”
mayo 24, 2019
El hijo (2019)

Imagen por cortesía de © Sony Pictures Releasing

#CriticadeMiedo

El hijo

Especie de historia deconstruida sobre el origen de Superman, mezclada con toneladas de elementos terroríficos que, aunque no sea del todo original, es lo suficientemente efectiva como para mantener a la audiencia entretenida a lo largo de su escasa hora y media.

Título original: Brightburn (USA, 2019) Color, 90 mins.
Director: David Yarovesky
Reparto: Elizabeth Banks, David Denman, Jackson A. Dunn, Jennifer Holland

★★★✰ Brightburn (2019) on IMDb


El segundo largometraje del director David Yarovesky es una especie de historia deconstruida sobre los orígenes de Superman, mezclada con toneladas de elementos terroríficos y algunas de las muertes más espeluznantes de los últimos dos o tres años. La historia transcurre por derroteros conocidos, después de que una nave espacial se estrelle en un pequeño pueblo de Kansas, con un bebé en su interior, y un matrimonio de granjeros acceda a adoptar el bebé y descubran poco a poco que el niño oculta un secreto muy especial. Así que, de partida, tenemos la típica historia de Superman. O quizás no tanto, porque indudablemente El hijo está más interesada en subvertir las expectativas propias de una película de superhéroes y centrarse en la parte más oscura de la historia.

En El hijo nos encontramos toda la narrativa y todas las características habituales del género de superhéroes. Así, en el primer acto, el público va descubriendo poco a poco que el niño posee ciertos poderes, a golpe de escenas aisladas, sin demasiada conexión entre ellas, y casi ninguna explicación. Después de todo, qué espectador no conoce la historia de memoria. Es entonces, cuando Yarovesky introduce un giro a la historia y cambia el tono de la película sin muchos miramientos. De repente, el espectador dejar de presenciar la benévola historia del origen de un héroe y se enfrenta a algo muy diferente. En este punto, el mayor acierto del realizador es tomarse muy en serio lo que está sucediendo en la pantalla. Tan en serio que la primera muerte resulta espeluznante e inesperadamente sobrecogedora, con un momento deliciosamente sangriento que a más de uno le hará encogerse en su butaca. De aquí en adelante, la intensidad aumenta progresivamente y el resto de la película transcurrirá exclusivamente por los confines del género de terror, directa a la yugular.

Y eso es todo, porque el principal problema de El hijo radica en la desgastada fórmula de niño-asesino, en la que termina por asentarse. Y, exceptuando la sangrienta explicitud de las muertes, una vez que el niño protagonista se entrega a su estupor asesino, nada de esta película resulta muy diferente de cualquier otra película de terror sobre un niño malvado que se dedica a eliminar a todo bicho viviente que se interponga en su camino. Afortunadamente, el joven actor Jackson A. Dunn da un paso adelante y nos sorprende con una excepcional actuación que consigue mantener el interés de la película casi hasta el final.

En definitiva, la premisa de El hijo, aunque no sea del todo original, es lo suficientemente efectiva como para mantener a la audiencia entretenida a lo largo de la escasa hora y media de su metraje. El reparto hace un trabajo sólido y creíble, mientras que su estilo visual resulta tan eficaz como el que se espera de una típica producción de serie-B, incluso un poco más. Así que, ¿qué más se puede pedir?




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.