Betaal (TV Series, 2020)
Bettal, la nueva serie de Netflix que devuelve a la vida a los ‘Casacas Rojas’
mayo 13, 2020
Cut Off (2018)
Cut Off (Crítica de cine)
mayo 13, 2020
Legado en los huesos (2019)

Imagen por cortesía de © DAPlaneta / Netflix

#CriticadeMiedo

Legado en los huesos

Suspense patrio con tintes de cine de terror que fracasa en su propuesta de elevar el simple drama policial de la fuente literaria en la que se basa hacia algo más cercano al thriller sobrenatural norteamericano de atmósfera ocultista y asfixiante, como «La noche del demonio (1957)» o «El corazón del ángel (1987)».

Título original: Legado en los huesos (SPA/GER, 2019) Color 121 mins.
Director: Fernando González Molina
Reparto: Marta Etura, Imanol Arias, Leonardo Sbaraglia, Benn Northover

★✰✰✰ The Legacy of the Bones (2019) on IMDb


Segunda entrega de la adaptación cinematográfica de la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo, que repite casi idéntico equipo técnico, sobre una inspectora de policía que investiga una serie de suicidios misteriosos en una remota comarca del norte de España en los que las víctimas dejan tras de sí una misma palabra escrita con su propia sangre, relacionada con las viejas leyendas del lugar.

Dirigida por Fernando González Molina, esta secuela eleva el tono del suspense policíaco a thriller terrorífico, gracias a unos escenarios más intensos y oscuros, constantemente azotados por incesantes lluvias, y numerosas pinceladas de folclore rural. Como si González Molina hubiese querido salirse del drama policial original para rodar un cuento de terror de atmósfera asfixiante y tintes religiosos sobre la “esencia del mal”, como le aclaran a la propia protagonista en un momento de la película.

Y para ello, la historia recurre a una serie de débiles subtramas, que avanzan de manera atropellada y, a menudo, sin resolver, como ese juez que siempre parece ocultar algo en su eterno acercamiento a la protagonista o el conflicto entre esta y su marido. Y cuya única función es desviar la atención de la improbable trama principal que se centra en la relación entre la protagonista y su madre, ingresada en un manicomio y aficionada a las prácticas de brujería. Y, mientras tanto, la investigación criminológica se desarrolla saltando de un punto al siguiente a través de pruebas que parecen surgir de la nada, a conveniencia de un guión pobre y confuso, que lo mismo mezcla aquelarres de brujas con un mítico cíclope antropófago y la interpretación religiosa de la locura como la esencia de mal. Y todo ello para que, llegado el momento del desenlace, sea torpemente relacionado en un nudo sin sentido que se termina resolviendo en un lánguido desenlace enormemente previsible.

En definitiva, algo que podría ser un lóbrego thriller terrorífico inspirado en el folclore popular del norte de España, se queda como un flojo suspense policial, cuyo guión se tambalea constantemente, plagado de innecesarias tramas secundarias y desgastado por un reparto poco inspirado, que a duras penas consigue rescatar Marta Etura, entre el que se incluyen ilustres como Imanol Arias o Ana Wagener, que poco o nada aportan al conjunto.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.