A ciegas (Bandas Sonora Original)
A ciegas (Banda Sonora Original)
enero 3, 2019
Blood Bound (2019)
Blood Bound (Crítica de cine)
enero 15, 2019
The Car: Road to Revenge (2019)

Imagen por cortesía de © Universal Pictures Home Entertainment

#CriticadeMiedo

The Car: Road to Revenge

Secuela directa al mercado del alquiler de «Asesino invisible (1977)», que vampiriza tantos conceptos de otras tantas películas que termina por perder la poca identidad que atesore. Plagada de pésimos CGI y un guión tan lleno de agujeros que no merece la pena ni comentar.

Título original: The Car: Road to Revenge (USA, 2019) Color, 89 mins.
Director: G.J. Echternkamp
Reparto: Grant Bowler, Kathleen Munroe, Martin Hancock, Ronny Cox

★✰✰✰  The Car: Road to Revenge (2019) on IMDb


En los años 70, y a raíz del éxito cosechado por el film de Steven Spielberg El Diablo sobre ruedas (1971) , el director Elliot Silverstein rodaba para la Universal Asesino invisible (1977) , una popular cinta de terror que rápidamente se convirtió en una pequeña joya de culto, combinando elementos de la citada película de Spielberg y del propio Tiburón (1975) . Y cuya historia se centraba en un demoníaco Lincoln Continental Mark III que se dedicaba a atropellar a los vecinos de una pequeña localidad del Oeste norteamericano. Ahora, 42 años más tarde, una filial de la propia productora Universal, especializada en películas de serie-B, estrena esta secuela en nombre, que no en argumento.

El director G.J. Echternkamp ambienta esta historia de venganzas y posesiones sobrenaturales, con tintes cyberpunk, en un futuro próximo donde el espíritu de un fiscal asesinado se apodera de la IA de su coche, y se dedica a acosar a la mujer con la que estaba obsesionado en vida. Y, poco más se puede decir de esta producción directa al mercado del alquiler y del PPV, que ha resultado ser un completo desastre.

Con una estética cercana a El cuervo (1994) de Alex Proyas y a Mad Max (1979) de George Miller, también se viene a la cabeza, y un presupuesto casi inexistente, The Car: Road to Revenge es un despropósito que vampiriza tantos conceptos de otras tantas películas que termina por perder la poca identidad que pudiera tener. Con un reparto que cuenta con algunos rostros televisivos conocidos para los aficionados al género, como Grant Bowler o Kathleen Munroe, pero cuyas cansinas y exageradas interpretaciones hacen bien poco por mejorar el conjunto.

Como curiosidad, hay que añadir que el actor Ronny Cox, quien también apareció en el original de 1977, tiene un cameo como un mecánico de desguace que transforma el Chrysler 300 STR8 modificado con piezas del viejo Lincoln Continental, para convertirlo en una bestia asesina con mucha más personalidad, pero totalmente desaprovechada en la película.

En resumen, The Car: Road to Revenge puede que continúe la tradición de dar vida a un coche poseído atropellando incautos viandantes, pero ni se acerca al original de los 70, pero está plagada de malos efectos CGI, interpretaciones próximas al ridículo y un guión tan lleno de agujeros argumentales que no merece la pena ni comentar.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.