Monster Hunter (2020)
Monster Hunter (Crítica de cine)
marzo 26, 2021
Sweet River (2020)
Sweet River (Crítica de cine)
abril 23, 2021
Ruega por nosotros (2021)

Imagen por cortesía de © Screen Gems | Sony Pictures España

#CriticadeMiedo

Ruega por nosotros

Poco notable film terrorífico religioso, soberanamente átono y aburrido, que adapta una novela del prolífico escritor británico James Herbert, pero reduciendo el fascinante argumento a una mera sucesión de imaginería religiosa y truculencias varias bajo estrictos planteamientos de serie B. Solo cabe destacar la parte en la que un mediocre Jeffrey Dean Morgan se debate entre la mera información y el atractivo de formar parte de la noticia, así como ciertas nociones acerca de la fe ciega y las noticias falsas.

Título original: The Unholy (USA, 2021) Color, 99 mins.
Director: Evan Spiliotopoulos
Reparto: Jeffrey Dean Morgan, Cricket Brown, William Sadler, Katie Aselton

✰✰✰✰ The Unholy (2021) on IMDb


Tomando como referencia una novela del prolífico escritor James Herbert, a quien a menudo se le conoce como el “Stephen King británico”, y producida por el brillante Sam Raimi, el guionista Evan Spiliotopoulos presenta su ópera prima sobre un periodista caído en desgracia que se encuentra entre la manos con la historia de una joven sordomuda que, de repente, comienza a oír, hablar y realizar milagros por obra y gracia de una aparición que dice ser la Virgen María, pero que en realidad oculta una oscura fuerza vindicativa cuyo origen se remonta a tiempos pasados.

Interpretada de manera irregular por Jeffrey Dean Morgan, a quien los espectadores reconocerán por su estelar aparición en la sexta temporada de la serie televisiva The Walking Dead (2010– ) o por The Possession: El origen del mal (2012) de Ole Bornedal, otro film mediocre que entrecruza horror y religión, y la flojera de su protagonista femenina Cricket Brown, Ruega por nosotros es una película átona y aburrida, puesta en marcha a fin de aprovechar el tirón popular del que goza el género de terror religioso de los últimos años con producciones mucho más interesantes como Saint Maud (2019) crítica o las distintas entregas del Universo Warren . Y cuya fuerza dramática se ve trastocada por las esquemáticas interpretaciones, insuficientes para generar la empatía necesaria con el espectador.

Ni la imaginería religiosa, ni las truculencias, a las que se entrega alegremente, dado la alarmante falta de contenido, ni sus reminiscencias al clásico La máscara del demonio (1960) de Mario Bava, salvan el conjunto de esta película abiertamente plana, con una atmósfera tan poco aterradora como insulso resulta su aspecto visual, con ese espectro de movimientos convulsos y necesitado urgentemente de una manicura que resulta sencillamente irrisorio y ridículo.

Si tan solo, Spiliotopoulos se hubiese esmerado un poco más en las premisas someramente apuntadas acerca de la fe ciega o ese debate planteado por el periodista protagonista entre la mera información y el inequívoco atractivo de formar parte de la noticia, Ruega por nosotros se hubiese convertido en una película mucho más interesante. En vez de ello, su director se pierde en exposiciones manidas y llenas de vulgaridad que al final no conducen a nada más que al tedio más absoluto, como si le faltase la imaginación o las agallas para crear algo verdaderamente estremecedor. Resulta curioso que una producción de Sam Raimi se caracterice por generar tan escasas emociones fuertes.

En definitiva, una poco notable producción de horror católico sobre posesiones diabólicas y milagros sanadores, más interesante al respecto sería visionar el film indie canadiense Godforsaken (2020) de Ali Akbar Akbar Kamal que se presentó en la pasada edición del Festival de Cine de Terror de Molins de Rey o incluso Servant (2019– ) crítica, la serie de Apple TV+ producida por M. Night Shyamalan, que no va más allá de convertirse en otro pastiche estereotipado sin ninguna credibilidad.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.