La calle del terror - Parte 2: 1978 (2021)
La calle del terror – Parte 2: 1978 (Crítica de cine)
julio 9, 2021
Cielo rojo sangre (2021)
Cielo rojo sangre (Crítica de cine)
julio 23, 2021
La Purga: Infinita (2021)

Imagen por cortesía de © Blumhouse | Universal Pictures International

#CriticadeMiedo

La Purga: Infinita

La enésima secuela de una saga prácticamente agotada desde las dos últimas entregas que propone, sobre el papel, una interesante subversión de la fórmula estandarizada por la saga prolongando la infame Purga anual más allá de sus límites temporales. A pesar de sus numerosas pérdidas de enfoque, resulta un film satisfactorio que inquietará y gustará a todo tipo de espectadores, aunque cabe imputarle el haberse olvidado de trazar de una manera más definida y terrorífica las señas de identidad de la saga.

Título original: The Forever Purge (USA, 2021) Color, 103 mins.
Director: Everardo Gout
Reparto: Ana de la Reguera, Tenoch Huerta, Josh Lucas, Will Patton

★✰✰✰ The Forever Purge (2021) on IMDb


Quinta entrega oficial de la saga creada por James DeMonaco y segunda que no ha sido dirigida por él, aunque mantiene la autoría del guión, que propone una interesante subversión de los conceptos establecidos desde la película original aderezado con un abierto mensaje de denuncia social contra las políticas ultraconservadoras sobre inmigración, donde el clan familiar propietario de un rancho de Texas aúna fuerzas con una pareja de inmigrantes hispanos para sobrevivir a los ataques de varios enmascarados que han decidido prolongar la infame Purga anual más allá de su limitación temporal.

Firmada por el productor y director mexicano Everardo Gout, este último capítulo de The Purge: La noche de las bestias (2013) se encuentra narrado con un tono de cine de acción apocalíptica, que establece un estilo diferente con respecto a las entregas anteriores, en las que se trasponía la denuncia política dentro de los caminos del home invasion y el horror de supervivencia. Como consecuencia, la película a menudo pierde su enfoque, aunque sigue mostrando una visión fascinante y perturbadora de la crueldad de los instintos más básicos que subyacen en cualquier sociedad moderna.

Sin embargo, La Purga: Infinita funciona aún más como un alegato sociopolítico que sus predecesoras, pero siempre procurando que la validez del discurso no interfiera nunca con la acción a la que tiene acostumbrado al espectador, dotando a la primera parte del film con los estilemas de la saga mientras siembra paulatinamente sus consideraciones sobre inmigración y racismo en los Estados Unidos. DeMonaco y Gout hacen verdadero hincapié en subrayar el mensaje a través de las distintas posturas morales que adoptan los personajes, desde la desconfianza del establishment, las tensiones identitarias y de clase o la discriminación racial. Desentrañando de esta guisa, la neurosis enfermiza que subyace en la cultura norteamericana.

Sin duda, es un film satisfactorio que inquieta y gusta a todo tipo de espectadores, aunque cabe imputarle el haberse olvidado de trazar de una manera más definida y terrorífica las señas de identidad de la saga: la extremada violencia, los asaltos nocturnos (aquí la mayoría de la acción se desarrolla fundamentalmente a la luz del día), etc. La violencia, aunque omnipresente, nunca se siente demasiado impresionante, y al final el espectador tiene la impresión de que está viendo un western moderno fronterizo en vez de una película de terror. Por otro lado, la endeble manera de enfocar las verdaderas discrepancias raciales que existen entre los protagonistas y la tendencia que muestra la trama por quedarse en la superficie en vez de profundizar en los conceptos presentados, tampoco ayudan demasiado.

En definitiva, destacando las interpretaciones de Ana de la Reguera y Tenoch Huerta, la de un antipático Josh Lucas, que no lo es tanto, y la presencia casi testimonial de Will Patton, La Purga: Infinita no es tan mala película como parecía anticipar una quinta vuelta de tuerca de un concepto prácticamente agotado desde sus dos últimas representaciones. El film de Gout pasa por su mejor momento cuando intenta subvertir la fórmula estandarizada de la saga, pero cae en el aburrimiento supino cuando se pierde en su discurso generalizador y se preocupa más por los tediosos tiroteos y el despliegue paramilitar, que por mantener el espíritu terrorífico de sus predecesoras. Todo ello hace que esta película nunca llegue a ser nada relevante, salvo por esa increíble capacidad demostrada para fagocitar las noticias de actualidad y convertirlas en un pirotécnico espectáculo de entretenimiento.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.