La casa de las profundidades (2021)
La casa de las profundidades (Crítica de cine)
octubre 25, 2021
The Night House (2020)
The Night House (Crítica de cine)
octubre 27, 2021

#SeriesdeMiedo

Chapelwaite

Miniserie de época, adaptada de un relato corto de Stephen King y excelentemente ambientada, que consigue captar la esencia de terror gótico precisa para que su historia oscile adecuadamente entre los reconocibles senderos de las maldiciones familiares y el vampirismo clasicista. Chapelwaite, sin embargo, requiere mucho por parte de la audiencia, fundamentalmente por culpa de un argumento alargado hasta la saciedad y el elenco de interpretaciones manifiestamente desiguales, donde cabría destacar a Adrien Brody y poco más. Lo mejor, el intenso y sangriento enfrentamiento final y el giro tonal hacia su segunda mitad.

Título original: Chapelwaite (USA, TV Series 2021) Color, 10 episodes 60 mins.
Creadores: Jason Filardi, Peter Filardi
Reparto: Adrien Brody, Emily Hampshire, Christopher Heyerdahl, Hugh Thompson

★★✰✰ Chapelwaite (2021) on IMDb


La enésima adaptación televisiva de una obra de Stephen King llega a las pantallas domésticas en forma de esta miniserie de época, excelentemente ambientada y extraída de un relato corto, publicado por primera vez en su antología El umbral de la noche (1978, Plaza & Janés Editores), que se caracteriza por ser una precuela de su segunda novela El misterio de Salem’s Lot (1975, Plaza & Janés Editores). Chapelwaite es un intento por parte del escritor de situar en el tiempo el origen de los sucesos ocurridos en la novela y de anticiparlos por medio de un argumento compacto que gira en torno a la figura del Nosferatu, servido con ciertas dosis de horror cósmico lovecraftiano en su periferia.

Un capitán de barco, interpretado por un intenso e imponente Adrien Brody, tras la muerte de su mujer, decide regresar a su pueblo natal en Maine, junto a sus tres hijos, para hacerse cargo de la mansión familiar y su negocio maderero. Una vez instalado no tardará en descubrir que un oscuro secreto familiar está a punto de salir a la luz y amenazar la seguridad de su familia y la del pueblo entero.

Con una preciosista puesta en escena, ambientada en la Nueva Inglaterra de mediados del siglo XIX, que consigue captar maravillosamente la lúgubre atmósfera de terror gótico que destilaban los clásicos films de vampiros de la británica Hammer, Chapelwaite es una brillante combinación de relato vampírico, inspirado en el personaje dibujado por F.W. Murnau en el clásico Nosferatu (1922) , del cine de maldiciones familiares y el horror cósmico de los Mitos de Cthulhu lovecraftianos. Puritanismo, supersticiones, dioses paganos, pecados originales, vampirismo, casas encantadas, todo ello tiene cabida en esta miniserie distribuida por HBO Max y creada por los hermanos Jason y Peter Filardi, quienes se vieron obligados a expandir la corta ficción del relato en una serie de 10 episodios añadiendo más personajes y líneas argumentales que, a la postre, es la mayor lacra de la serie pues se sienten alargadas hasta la saciedad. Se podría decir que de las tres líneas narrativas más obvias: el drama familiar por la pérdida de la madre y la mudanza a un entorno puritano racista e intolerante, la amenaza invisible que se oculta en el interior de las paredes de la inhóspita mansión y que poco a poco va manifestando todas sus peculiaridades sobrenaturales y, por último, el culto pagano a un Dios abominable y oscuro que aspira a regresar a nuestro mundo y apoderarse de él, es esta última la que aporta los momentos más satisfactorios para los amantes del género. Siendo lo mejor de la serie el intenso y sangriento enfrentamiento final y el giro tonal hacia esta línea argumental en la segunda mitad.

Chapelwaite es una miniserie muy efectiva a la hora de desarrollar poco a poco la historia sin perder la atención del espectador por el camino, evidentemente la presencia de actores como Adrien Brody o Christopher Heyerdahl contribuyen enormemente a ello, mientras que el resto del reparto resulta muy desigual, desde la insufrible Emily Hampshire a los desperdiciados Hugh Thompson y Michael Hough. Una pena porque la falta de desarrollo de la mayoría de personajes hace que muchos de ellos sean absolutamente superficiales e innecesarios.

En definitiva, una miniserie exquisita, de ambientación impecable, que condensa sin miramientos todos los elementos habituales de las producciones de terror gótico de época y cuya trama se mueve sin prisa, saltando de lugar común a lugar común dentro del género fantaterrorífico, que recupera el terror más clásico en un panorama actual más centrado en terrores urbanos y excesiva cantidad de efectos CGI.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.