The Night House (2020)
The Night House (Crítica de cine)
octubre 27, 2021
Day of the Dead (TV, 2021)
Day of the Dead (Serie de televisión)
noviembre 7, 2021

#CriticadeMiedo

Nadie saldrá vivo de aquí

Tradicional historia de fantasmas, muy semejante a la reciente Última noche en el Soho (2021) de Edgar Wright en cuanto a la base argumental: una joven con aspiraciones alquila una habitación en una destartalada casa de huéspedes donde comienza a experimentar fenómenos sobrenaturales. Basada en una novela del autor británico Adam Nevill y que presenta excelentes valores de producción y pocas pretensiones, más allá de generar algún que otro susto clásico y de reservar todas las emociones terroríficas para el tramo final.

Título original: No One Gets Out Alive (UK, 2021) Color, 85 mins.
Director: Santiago Menghini
Reparto: Cristina Rodlo, Marc Menchaca, David Figlioli, David Barrera

★★✰✰ No One Gets Out Alive (2021) on IMDb


Adam Nevill, autor británico de terror sobrenatural se está labrando un nombre en el universo cinematográfico como proveedor de buenas historias desde su primera adaptación en El ritual (2017) de David Bruckner, la novela homónima No One Gets Out Alive, publicada originalmente en 2014 e inédita en España, es la base argumental de esta historia de fantasmas tradicional en la que una joven inmigrante mexicana ilegal se muda a Cleveland, después de la muerte de su madre, donde alquilará una habitación en una destartalada casa de huéspedes en la que pronto comenzará a experimentar fenómenos sobrenaturales.

Dirigida por el canadiense Santiago Menghini, un debutante en la dirección de largometrajes pero con amplia experiencia como director de cortos y supervisor de efectos especiales, Nadie saldrá vivo de aquí, nueva propuesta terrorífica de Netflix para Halloween, construye un suspense muy similar al de la reciente Última noche en el Soho (2021) de Edgar Wright crítica en cuanto a su premisa argumental: una joven sola en la gran ciudad que alquila una habitación en el sitio equivocado, pero al mismo tiempo propone una interesante exploración de la problemática de la inmigración ilegal a través de la perspectiva del género fantaterrorífico. Y ya que estamos con las referencias, una visión que recuerda al magistral film Casa ajena (2020) de Remi Weekescrítica, en la cual una pareja de inmigrantes de África Oriental se encuentra en un alojamiento social de las afueras londinenses, un mal más terrorífico que la guerra que dejaron atrás.

Rodada con pulcritud por Menghini, la primera mitad de Nadie saldrá vivo de aquí transcurre por los cánones habituales del subgénero de casas encantadas, pero sin ofrecer nada realmente original. Todos los elementos clásicos del género se encuentran aquí, pero ciertamente el espectador tiene un límite como testigo de la vulnerabilidad de la joven inmigrante, brillantemente interpretada por Cristina Rodlo, siendo observada desde la oscuridad por siluetas fantasmales de ojos brillantes y amenazada por la figura heteropatriarcal de dos hombres con tendencia a la violencia. Pero, Santiago Menghini y el guión escrito por Jon Croker y Fernanda Coppel tienen un as en la manga que aparece en el tramo final, donde la clásica historia de fantasmas introduce un giro inesperado que la convierte en otra cosa, más intensa y más aterradora.

Y precisamente, este giro narrativo es lo que distingue singularmente a Nadie saldrá vivo de aquí y la aleja tanto del film de Wright, como del de Weekes. Si en este último, la pesadilla a la que se enfrentaba la pareja de transeúntes forzosos es llevada por ellos mismos a su nuevo hogar, como un equipaje malsano, ahora ya se encuentra en el fatídico destino. La protagonista no parece tener ninguna responsabilidad respecto a lo que la está sucediendo, más allá de la mala suerte de elegir la casa de huéspedes equivocada. Lo cual debería hacerla más aterradora, si no más insoportablemente injusta, la pena es que no se produce una conexión adecuada entre las ideas que plantea: la exclusión y el desarraigo de la protagonista, el motivo real que la llevó a emigrar, y el folclore que rodea a la criatura del final, una diosa mexicana que simboliza, entre otras cosas, a la Muerte en la cultura chichimeca y que se relaciona con una mariposa de obsidiana, de aquí la escena de los créditos. Y todo queda un poco deslavazado y desgraciadamente confuso.

En resumidas cuentas, Menghini propone el mismo doble discurso que sus referentes en el que la realidad resulta mucho más aterradora que la percepción de lo sobrenatural pero fracasa ahí donde Wright y Weekes aciertan. Con todo y aunque no termine de funcionar como conjunto, Nadie saldrá vivo de aquí resulta lo suficientemente atractiva y terrorífica como para mantener satisfecho al aficionado habitual e interesado al eventual. Además, las sólidas interpretaciones de Cristina Rodlo y compañía contribuyen a que su historia resulte más inquietante que la mayoría. Es, en definitiva, una buena elección de horror clásico para la noche de Halloween.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.