Las luminosas (TV Series 2022)
Las luminosas (Banda Sonora Original)
enero 3, 2023
Mejores Series de Terror 2022
Las cinco series de televisión más terroríficas de 2022
enero 11, 2023

Imagen por cortesía de © Universal Pictures | Universal Pictures International

#CriticadeMiedo

M3gan

Thriller de terror tecnológico que pese a sus mayúsculas limitaciones y su orientación adolescente, parte de una idea ciertamente sugestiva (el progresivo peligro de dotar a una muñeca de una inteligencia artificial avanzada y ponerla en manos de una niña). Realizada con una factura técnica bastante solvente, pero que por desgracia no arroja el saldo deseable y ciertamente su desenfado termina por empañar ciertas malévolas implicaciones y su posible intencionalidad crítica, si la tuviera.

Título original: M3gan (USA, 2022) Color, 102 mins.
Director: Gerard Johnstone
Reparto: Allison Williams, Violet McGraw, Ronny Chieng, Amie Donald

★★✰✰ M3GAN (2022) on IMDb


James Wan y Jason Blum son, sin duda, los dos de los nombres más reconocidos de la actualidad del cine de terror, sus compañías Atomic Monster y Blumhouse se encuentran por separado a la cabeza de cualquier lista de películas más taquilleras del género. Juntos parecerían no tener techo y ser ejemplo de éxito inmediato. Y para comprobarlo, han decidido unir fuerzas en un nuevo y ambicioso proyecto que lleva por título: M3gan (oportuna abreviatura de Model 3 Generative Android).

A caballo del cruce entre Muñeco Diabólico (1988) de Tom Holland (pero como hiciera Lars Klevberg en el remake de 2019, con sus premisas más actualizadas) y la más reciente Ex_Machina (2014) de Alex Garland, M3gan es un thriller tecnológico de terror, muy cercano también a otro clásico de los 80 como fue Amiga mortal (1986) de Wes Craven, cuya trama gira en torno a una muñeca de tamaño real y aumentada con una inteligencia artificial muy desarrollada que acaba convirtiéndose en la mejor amiga de una niña (Violet McGraw) que ha perdido a sus padres en un accidente y ha pasado a la tutela de su tía (Allison Williams), una talentosa ingeniera robótica especializada en diseñar juguetes avanzados y que es, por tanto, quien ha creado a la muñeca para que ayude a su sobrina a lidiar con su dolor. El problema es que la I.A. de la muñeca empieza a cobrar autoconciencia y a tomarse muy a pecho su directriz de cuidar y proteger a la niña a toda costa.

El desconocido realizador neozelandés Gerard Johnstone, a quien ni los aficionados más incondicionales del género ubican como director de Housebound (2014) , una minúscula comedia de fantasmas vista fugazmente en el Festival de Sitges de aquel año, es el encargado de trasladar en imágenes un guión escrito por el propio James Wan y Akela Cooper que combina alta tecnología, terror y humor negro bajo el aspecto de parábola sobre los peligros que encierran las nuevas tecnologías impulsadas por una economía basada en el consumo y la progresiva tendencia a sustituir las relaciones humanas con otras mantenidas con máquinas o a través de pantallas. Una idea ciertamente sugestiva que se desarrolla dotando a una muñera hiperrealista de inteligencia artificial y poniéndola en manos de una niña necesitada de atención y ayuda, cuya relación evoluciona hacia la dependencia afectiva y a una falsa sensación de amistad.

Sin embargo, a medida que avanza el metraje, parece cada vez más claro que Johnstone no pretende reflexionar sobre estos conceptos base sino que más bien se decanta por reducir las posibles implicaciones malévolas de la trama y sustituirlas por una estructura de comedia negra de serie B que coquetea con el slasher en su segunda mitad, cuando la muñeca M3gan decide eliminar a todo aquel que supone una amenaza de algún tipo hacia la niña. En este sentido se entiende, por ejemplo, la ejecución del típico abusón preadolescente, quien protagoniza una escena que recuerda y mucho a la pantomima de una violación y que deja la mejor frase de la película: «Esta es la parte donde empiezas a correr», le dice M3gan al niño antes de iniciar su persecución y matarle.

A diferencia de las referencias que mencioné anteriormente, M3gan se queda corta a la hora de explorar sus posibilidades, tanto narrativas como visuales. Es cierto, que está realizada con una factura técnica bastante solvente y tanto el diseño como los efectos visuales de la muñeca robotizada, realizados por la compañía Weta Workshop de Peter Jackson, son un artefacto bien aprovechado, a la hora de generar los requeridos momentos de terror cuando M3gan deja de ser una muñeca mona para convertirse en un depredador implacable. Pero, se echa de menos más originalidad en las muertes y, sobre todo, más hemoglobina. La mayoría de muertes suceden fuera de plano. Centrado Johnstone en su tono comedia de terror para adolescentes, la película evita los momentos más tensos y esto se convierte en su mayor e único defecto.

En definitiva, M3gan es un film que a grandes rasgos cumple con las expectativas generadas y cuyo desarrollo no logra extraer todo el potencial terrorífico contenido en la trama, ni su posible intencionalidad de crítica social, si la tuviera. A pesar de que hay material para convertir a su muñeca asesina en otro icono del género de terror contemporáneo como Annabelle o Chucky, Así que, si de repente descubrimos que James Wan y Jason Blum están pensando en una secuela, tampoco pillaría demasiado por sorpresa.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.