Black Phone (2021)
Black Phone (Crítica de cine)
junio 24, 2022
Crímenes del futuro (2022)
Crímenes del futuro (Crítica de cine)
septiembre 23, 2022

#CriticadeMiedo

Resident Evil

Adaptación de la popular franquicia de videojuegos ideada por Shinji Mikami para Capcom en 1996, bajo la forma de una serie de televisión distribuida por Netflix, cuya irregular historia, que transcurre en dos líneas de tiempo diferentes, se aleja demasiado del material original como para atraer a los millones de fanáticos de todo el mundo y no resulta lo suficientemente atractiva como para atraer público nuevo. Con todo, si no eres un fanático incondicional, no te decepciona tanto como apuntan las críticas.

Título original: Resident Evil (GER, TV Serie 2022) Color, 8 episodes 60 mins.
Creador: Andrew Dabb
Reparto: Ella Balinska, Lance Reddick, Paola Núñez, Turlough Convery

★✰✰✰ Resident Evil (2022) on IMDb


De sobras es fácilmente entendible que la adaptación cinematográfica de un videojuego, ya sea en forma de largometraje o de serie de televisión, no es tarea fácil. La traslación de esa sensación de control narrativo que disponemos en el videojuego deja de existir para dar paso a una experiencia lineal con acciones impuestas por un guionista o guionistas que, evidentemente, decepciona.

Ahora, Netflix, el gigante de la distribución en su búsqueda de nuevo contenido que ofrecer en su plataforma streaming, se atreve con una nueva adaptación del popular videojuego de Capcom Resident Evil, una de las franquicias de videojuegos más populares de la historia del medio, ideada por Shinji Mikami para Capcom en 1996 y reinventada en 2002, que ya fuera adaptada al cine hasta en siete películas, descontando los innumerables largometrajes de anime japoneses, y a la pequeña pantalla en forma de serie de animación con Resident Evil: La oscuridad infinita (JAP/USA, TV Serie 2021–) , también distribuida por Netflix.

Con una trama que se extiende a lo largo de 8 episodios de sesenta minutos de duración, y una acción que transcurre en dos líneas de tiempo diferentes, con un reparto eminentemente femenino encabezado por Ella Balinska, Paola Núñez, Tamara Smart, Siena Agudong y Lance Reddick, Resident Evil se aleja de manera más que evidente de la línea argumental de los videojuegos, de los que toma el nombre de las localizaciones y de algunos personajes y poco más, para relatar dos historias paralelas: por una parte, las vicisitudes de una doctora (Balinska) en un mundo arrasado por una pandemia zombie y, por otra, en forma de flashbacks, la fuga del brote inicial del virus T de unas modernas instalaciones pertenecientes a la corporación Umbrella, donde vive la doctora en edad adolescente, junto a su hermana melliza (Agudong) y su padre (Reddick), un científico que trabaja para Umbrella.

La intercalación de las distintas líneas temporales se maneja con habilidad, moviéndose la trama entre ambas con facilidad y desarrollando una historia con claras intenciones de tener cierto recorrido que dure durante varias temporadas. El primer gran problema estriba en que buena parte de lo que sucede en pantalla no es reconocible dentro del videojuego, como si aparentemente no tuvieran nada en común, lo cual hace decaer a plomo el interés entre aquellos aficionados que juzgan la adaptación de cualquier videojuego por los estándares de fidelidad. Por mucho respeto que la serie presente hacia el material de origen (referencias al primer brote en Racoon City, clave en las tres primeras entregas del juego, etc.), el resultado va a ser siempre una enorme decepción.

Por otro lado, existe una gran desigualdad entre las dos líneas argumentales, y no solo rítmicamente hablando, que también. La del presente, con ese aire de drama adolescente mezclado con la intriga médica, funciona mucho mejor que su opuesta. Aunque, qué duda cabe, es la que más se aleja del concepto que un fan del videojuego tendría de Resident Evil, sin embargo mantiene el mayor número de conexiones con el folclore en torno al videojuego (la aparición del infame doberman zombificado, las imágenes del brote original, etc.). Apoyada sobre todo en la presencia de dos actores tan sugestivos como Lance Reddick (John Wick, 2014 ) y Paola Nuñez (The Purge, 2018–2019 )crítica y ambientada en una nueva Racoon City, en el año 2022, elevada sobre las cenizas de la original, devuelve esa atmósfera de techno-thriller futurista, que tan bien funcionó en las primeras entregas de la franquicia cinematográfica iniciada por Resident Evil (2002) de Paul W.S. Anderson.

La línea del futuro, es más oscura y apocalíptica, y es la que más se desvía de la historia imaginada por Shinji Mikami para Capcom. Con un desarrollo más torpe, repleto de clichés y escenas que parecen extraídas de otras tantas series y películas del subgénero de horror postapocalíptico inspiradas en escenarios extraídos de Mad Max, Salvajes de autopista (1979) y sus infinitas imitaciones, al que le falta contexto y, sobre todo, un trasfondo adecuado para la adecuada introducción de sus personajes principales. Sí, es cierto que sabemos que ha habido un apocalipsis zombie y que, de resultas de ello, tenemos un mundo devastado y asolado por zombies a mansalva y otras criaturas mutantes que asoman aquí y allá a lo largo de las numerosas manifestaciones de la saga/universo (videojuegos, películas, series TV, manga, novelas, etc.). Pero, no hay manera de conectar emocionalmente con el personaje de Ella Balinska, que parece extremadamente artificioso, y no te cuento ya, cuando aparece un improbable e irrisorio ejecutivo de Umbrella (Turlough Convery) que, comparado con la sutileza interpretativa de Paola Núñez, parece un elefante en una tienda de porcelana.

Resident Evil no se va llevar el galardón de mejor serie de 2022, qué duda cabe. De hecho, dada la volatilidad de Netflix a la hora de cancelar a las primeras de cambio series que no funcionen en audiencia desde el episodio uno, tiene muchas probabilidades de que convertirse en una de estas y nos deje con la miel en los labios, a pesar de sus numerosas deficiencias. Pero, si no eres uno de esos fanáticos incondicionales que no aceptan otra cosa que no sea el purismo más absoluto, y después de que la propia saga de videojuegos haya sufrido una reinvención casi radical a partir de 2002, la serie conducida por Andrew Dabb no te decepcionará tanto como apuntan las críticas.




terrorbit
terrorbit
Escritor y amante de cine de terror. Superfan de las películas de zombies, cuantos más zombies, mejor. Desde mis ojos, cuatro décadas viendo cine de terror os contemplan.